domingo, 24 de junio de 2007

LOS SILBIDOS DE LA NOCHE - María Griselda García Cuerva

La noche sombría silba
con sus labios enrojecidos
y desparrama los recuerdos
que perfuman el aire.
Las imágenes se deslizan
por un sendero hasta la luna
y proyectan sus reflejos
sobre las lágrimas de una fuente.
Las horas nocturnas solitarias
se adormecen con las caricias
de la fría oscuridad
y sueñan en silencio.
El rocío despierta las plantas
con sus largos besos
y los jardines suspiran
en la inmensa soledad.
El brillo de la luna
ilumina los amores perdidos
y un torbellino de emociones
sacude los nostálgicos corazones.

©María Griselda García Cuerva
Dolores-Argerntina

1 comentario:

Anamá dijo...

Querida Griselda...
Siento en tu poema que eres ese torbellino de emociones brillando a la luz de la luna...
Felicitaciones
Anamá